¡Socorro!, okupas en casa…

No tenía mi carcelerita bastante con romperse el pie, no. Que en una semana hemos hecho todo el planning de actividades para la temporada otoño-invierno 2013-14.

En casa tenemos un ‘Tarro de ideas no aburridas’, que me lo inspiré de Mamá Om -por si alguien no la conoce vale la pena,- os la recomiendo muchísismo. El tarro es genial para las tardes lluviosas de esas que no sabes qué hacer. Entre todos escribimos papelitos con ideas para hacer en familia sin excusas. Las ideas son anónimas y obligatorias de cumplir. Variopintas como bien suponéis.:

– Improvisar un pic-nic en el jardín. Esa es mía, la ilusión de ir de invitada a un sarao aunque sea en mi propia casa y a base de fanta y ganchitos.

-Escribir una postal a la abuela y mandársela. También mía, en vacaciones me acuerdo más de mi madre y de las larguíísimas vacaciones de mi infancia.

– dar una vuelta a la piscina corriendo, enseñando el culo. Esta de quién es.

– ordenar la habitación de las niñas. Esta es de su padre, lo tiene claro.

– Washitapear algo y regalárselo a una amiga. Venga, les salió el puntito creativo y generoso…ya están perdonadas de ordenar el cuarto.

A lo que voy. Sólo a mí se me ocurre limitar la tele a una hora al día, el día que empiezan las vacas. Sólo a La Niña se le ocurre romperse el pie el mismo día.

Si abre los ojos a las 08:00 y los cierra alas 23.00 con suerte, echar cuentas de todo lo que hemos hecho. Mani-pedi, trenzas, masaje con lso pies, maquillaje con purpurina en sección belleza. Crepes, pizza, ensaladas, pastel de zanahoria en cocina. Leer Reporter Doc, I love English junior, Danny, campeón del mundo, Las Brujas, todo Stilton y más.

Poner y quitar lavadoras, tender, limpiar cristales, sección limpieza.  Pulseritas, collaritos, llaveros, todo  de bolas increiblemente pequeñas. Un diorama con Playmobil que ocupa la terraza entera. Acabamos antes si digo lo que NO hemos hecho: algún exposivo con TNT, y un tatoo, poco más.

Hemos tenido visita esta semana; mi hermana mayor, su marido, sus dos hijos pequeños. Como expat que somos, me veo con mi family de uvas a peras, o sea de Navidad a BBC (bodas, bautizos, comuniones), y siempre me hace ilu tener gente en casa. Es lo que tiene venir de familia numerosa, creo.

Además hemos tenido la mejor amiga de la carcelerita. Y he colgado el cartel de completo, ni cama ni sofá libre. Mi casa no es grande pero somos muy de compartirlo todo. S. se lo ha pasado genial con sus primos y amiga. Cuando se iban me decía, rascándose pensativa la cabeza:’es el día más feliz de mi vida’ ¿Rascándose pensativa la cabeza? conteniendo la respiración y la vida me acerco para darle un besocomprobar horrorizada que un okupa de ocho patas se pasea descarado por la famosa melenaza.

Llamo a mi hermanita y a Sonia, que me manden la factura del neositrín. Qué menos.

niña maquillandose

¿Hay algo más que me pueda pasar? Sí, claro, aguantarme el discurse de S. en defensa del derecho a la vida de todos los animales.

Anuncios

Bye Bye Ratoncito Pérez

Segundo día de mi arresto domiciliario las vacaciones. Siete y cuarto de la mañana, que no es muy pronto pero vamos, como para el primer sábado de vacaciones ya podíamos tener un respiro. Que ya la carcelerita estaba llorando en medio tono. Drama Dramón se presiente.

– mami… te has delatado -mami, te has delatado, mirándome hecha un mar de lágrimas resentidas. (Yo qué he hecho?) -así que ‘Ratoncito Pérez está de camino’, eh? -y la foto.. está hecha en tu cama… Buaaaa!… Buaaaa!…

(Jo-der, jo-der, jo-der, pero cómo he podido ser tan estúpida. Subir a insta una foto del regalito del ratoncito. En qué momento me pareció que tenía maldita la gracia, maldito insta, face, Zuckeberg y Jobs donde quiera que estés)

Joderrrr y qué hace la niña cotilleando el instagram ¡¡Que son las siete y cuarto.!!

Y ahora el Ratoncito Pérez se ha ido a la mierda y su padre me mira ‘ bienvenida al club de los metepatas, ex-supermami’.

Que me pase esto a mí.

Y hasta las 22.30 horario de vacaciones que se va a dormir. Son las siete y veinte de la mañana.

Ahora tenemos una charla madre e hija, la que no tuvimos ayer cuando me preguntó si al ratoncito Perez le gustaría su pelo, porque como tenía que pasar por encima…  y al ver mi cara de ‘¿va en serio?’ me preguntó a bocajarro si era yo el Ratoncito Pérez, le dije que sí, Me dijo -Naahh! cuándo vas a comprar los regalitos. -Venga, que es tardísimo, malconcluí mañana seguimos, es tardísimo…Y ahora me estalla el Pérezgate en toda la cara. Que no me he tomado ni un café.

Le calmo le tranquilizo y el disgusto mayor se le pasa cuando le digo que vamos a cambiar los pintauñas, que sí me acordaba que le gusta el verde mint y no el verde lima,  pero que ayer a las ocho de la tarde en mi radio de acción la oferta era tirando a limitada. Ella se calma y ahora soy yo la que he sentido un pellizco por dentro, bye bye ratoncito de mi hija pequeña. Es como el día de mudanza, ese vértigo de saber que no hay vuelta atrás.

niña con globos

Shhh! aproveho que está absorta leyendo ‘Danny, campeón del mundo’, un libro superrecomendable de Roahl Dahl, superrecomendable todo él, para abrir sigilosamente el ordenador y teclear si hacer ruido…