Madres que compran tangas a sus hijas

Madres que son lo peor. Si se os ocurre alguna categoría peor de madre no me lo digáis. A mi no se me ocurre ninguna. Bueno, madres que encierran en el coche a sus bebés en un parking de verano mientras hacen las compras y van al cine o con el novio.

¿Qué excusa tengo? A ver, que era julio cuatro de la tarde y mis neuronas más apacibles de lo normal. Que iba más pendiente de la conversación con Silvia que de a lo que estábamos. Que, de hecho, estaba en modo copiloto, sin prestar la más mínima atención de si íbamos o veníamos. Que las grandes superficies, centros comerciales varios no son lo mío. La primera vez que estuve en uno de ellos, un Pryca allá por el cuaternario, cogí un carro, lo arrastré de aquí para allá sin ton ni son tres cuartos de hora, compré un cd de Radio Futura, sí, ya existían los cds , me lo dejé olvidado en el carro, allá, en la fila de carros del parking del Pryca.

Que vamos con cuatro niñas tres de las cuales son adolescentes que mañana viajan solas , por primera vez, a un campus, en avión, a Holanda, y están efervescentemente adolescénticas perdidas  y en cuatro conversaciónes simultáneas.  Sí, todo eso. Ah!, y que los lineales kilométricos del Carrefour están tan ordenados como el armario de cualquiera de ellas.

Lo estáis viendo, ¿ verdad? llegar a casa , acaloradas y medio muertas, y yo empezar a desempaquetar  barritas de cereales, botes de Nutella, – la comida está incluida en el campamento, pero claro- chanclas para la ducha, braguitas…- Mami, ¿ me has comprado tangas? lo dice así, en cursiva. Abro los ojos muchísimo, y sí, una docena de tangas !? – braguitas brasileñas Mmmm no están mal, por cierto…-V abre los ojos muchísimo más. Y son las nueve y el avión sale mañana tempranísimo.

– No pasa nada, es V que reacciona primero, como siempre con más sentido común que yo, yo estoy en modo apnea. -Algunas  mayores también llevan en los partidos para que no se les marque con la faldita.

Es que me la veo en el campus – Sí, sí.., voy de compras con mi madre y me compra tangas.. Yo, que todavía le compro lencería de bebé en talla abuelera en blanco, o rosa pastel con lacito. Y las otras niñas diciendo Ohhh!! admiradísimas de semejante madre moderna.

Y diciéndoselo a sus madres y sus madres pensando AAArrggg!! cada vez que me vean por el club.

Imagen

Esto no lo arreglo ni con las perlitas de la primera comunión.

Anuncios