Primavera árabe parte segunda; Mark Zuckerberg, Marie Forleo, Gajmula y yo.

Todo empezó hace poco más de un año, con Gajmula por aquí queriendo ser moderna. Y queriendo tener móvil como toda adolescente sea cual sea su mundo. – “Gajmula , y no quieres un iphone”, le preguntaba yo, “para qué en el Sahara no hay internet”. Ella siempre con los pies en la tierra, en la arena, mejor dicho. “Y para qué quieres móvil”. Absurda pregunta que hacemos todos los padres. Acaso les preguntamos y para que quieres respirar o beber agua. Allá que se volvió al Sahara con el nokia tan contenta, el nokia y las latas de atún para su madre, la radio, las bragas y sujetadores de mil colores para sus hermanas. Las maravillosas botas altas de taconazo, italianas, que le compré en un momento de locura carpe diem. Botas por otra parte las más amortizadas del planeta; las lleva Gajmula, sus hermanas, sus amigas, y las hermanas de sus amigas. 

Hace dos días recibo una llamada perdida con el 213 por delante. Algeria. Es Gajmula. Le llamo. Por el tono de voz y a diferencia de otras veces la noto contenta. Yo también estoy feliz de hablar con ella. Lo primero que me dice, que tiene facebook. ¡Tomayá! Me da un alegrón que no sé de donde viene. Que está en Algeria estudiando entiendo que secundaria, árabe, francés, inglés…¿y español? se ríe. Está con su hermana Surya que estudia medicina. Estoy tan contenta por ella. Con lo pesados que fuimos TODOS, y vosotras sabéis quienes sois con el “Gajmula, tienes que estudiar”, “Gajmula estudia, eres inteligente, te gusta, puedes, tienes que hacerlo”. Y me siento más feliz que cuando mis hijas se licencien cum laude en la universidad. 

Gajmula en un facebook compartido con el nombre de su hermana y un apellido que es un país que no existe más que en su corazón. 

Gajmula escribiendo en un español “natural” como lo piensa, “Kiro sir samiga” es “quiero ser su amiga” , cosas así.

Y va y esta mañana se hace amiga de Marie Forleo, una de mis gurusas que si no conocéis ya estáis tardando. Su última entrevista es con Arianne Huffington, en este nivel. Flipo mucho muchísimo. Y conociéndola, esto es solo el principio. 

Y así empezó la revolución, diremos dentro de muy poquito, con unas niñas trasteando en facebook y creciendo por su cuenta, saltándose el rollo de los políticos que no se lo traga ya nadie.

Gracias a la madre de Gajmula, a Sonia y Silvia que le empujaron más que yo, y a Fernando, por todo.Imagen

 

 

Anuncios