Viaje a Suecia: sin noticias de V.

Se trata de un  viaje de intercambio con la clase. Se ha ido de milagro y porque a su madre ya nada se le pone por delante -ni un un mosso d’escuadra mucho menos un farmacéutico- para conseguir sus objetivos. ¡Esa soy yo! El timing previsto era.

Miercoles 13.00h . T2 aeropuerto de El Prat. Si tenemos que pasar por el despacho a buscar a El Hombre Tranquilo cuenta que allí se nos van diez minutos entre que está hablando por teléfono o lo que sea que nos conocemos. O sea a media allí, o sea salir a las 12.20 de casa. ( sí, soy bastante cuadriculada en algunas cosas).

Yo llevaba dándole la murga con la maleta, conque se hiciera la maleta, desde el fin de semana. Para V. era una frikada organizarse con tanto tiempo. Eso sí, para arrastrarme de compras el domingo no tuvo inconveniente. Es más, batí todos los récords del mundo mundial y nos pasamos tres horas tres en un centro comercial un domingo por la mañana que ya os aviso, es aún peor que ir en sábado. Ella se compró una bufanda y un jersey porque una amiga le dijo que sí, que en Suecia hace frío, no porque yo se lo hubiera dicho veinte veces, noooo. Y calcetines gordos a mi insistencia. Yo que a partir de la media hora en un sitio de esos ya no sé quien soy  al final me compré un esmalte de uñas color café que me queda horroroso y un pack de cinco pares de calcetines que al ponérmelos veo que son pequeños y a S no le gustan. Daños colaterales.

La víspera del viaje le recuerdo que al menos vaya poniendo en un montón las cosas que se va a llevar. Uff, tiene entreno, no uno sino dos, y luego ducha con pelo que so 60 minutos ni uno menos. Empezamos como a las diez , en fin. V. empieza por lo imprescindible: el rimmel, las camisetas de tirantes(!) y un collar muy mono.. A mi pesar porque con quince años ya debería saber hacerse una maleta decido tomar cartas en el asunto, y le localizo las camisetas térmicas, un par de jerséis gordos, los guantes que los mira como si fueran los guantes para el horno.

El miércoles no madruga, ¡para qué! a las diez se pone en pie , desayuna y whatsappea, el orden es inverso obviamente. Tenemos que pesar las maletas, una de 15 kilos y la de cabina no puede superar los diez. No tenemos báscula. V. decide ir a buscar una a casa de una amiga, vuelve a las once treinta. Lo único que ha heredado de mí es el espíritu zen. Empaquetamos las cosas. No sabemos hacer funcionar la báscula. Es tipo digital y aunque su amiga le ha dicho que hay que sacudirla no me atrevo a cargármela.

Pues vamos a la farmacia. No pasa nada, son las 12.h.  Ah! pero ahora resulta que en Estocolmo van a grabar un video de cosas suecas y V. hace de Björn Borg y que dónde están los calcetines blancos, unas zapatillas de tenis, los pantalones cortos y la raqueta. Y un polo blanco. Calculo las consecuencias de hacerle entrar en razón, de decirle que no hay  tiempo de ir al trastero a por una raqueta, decido que es mejor rebuscar un polo y que vaya en pantalón corto por Estocolmo bajo cero, mantener una conversación de opinión discordante con un adolescente es altamente desgastante. Y el viaje está pagado.

Ahora son las 12.20 pero todavía tenemos que pasar por la farmacia a pesar las maletas. Joderrrr. Cojo las llaves del coche y cuando voy a salir con una de las maletas me la veo sentada tranquilamente pintándose las uñas de color Pink Macaron, con los auriculares puestos. En este momento me doy cuenta que mi espíritu zen es de pacotilla.

Hiperventilo por lo bajinis, como no busca efecto crakelado precisamente V. sale en camiseta de tirantes toda divina yo con las maletas abrigo y etcétera. Casi me mato al tropezar con… ¿la bolsa de los calcetines gordos? ¡Venga ya! no me falta nada para largarla con un par de calcetines para una semana, los puestos. Pienso en la pobre familia, en que va a compartir habitación con la niña sueca. Abro la maleta, meto los calcetines.

A la mosso d’esquadra que me mira con cara de poca broma por derrapar de medio lao en carga y descarga a la puerta de la farmacia- y sin cinturones, yejei!  le devuelvo idéntica mirada. Y en la farmacia  que está a saco, nos miran rarísimo porque entramos con sendas maletas en brazos  y en animada conversación acerca de si el esmalte de uñas se considera líquido o sólido, es decir, si se puede subir al avión o no, resulta que se le ha estropeado una uña.

Paso de mirar el reloj , valoro la posibilidad de que me caiga mi primera multa por exceso de velocidad por la autopista. Siempre hay una primera vez para todo, ¿no?.

Al final llegamos. Yo con la boca seca. V sin despeinarse un pelo. Nos despedimos, le digo que se lo pase bien, que si no llama no pasa nada, que ‘no news, good news’ y todo eso.

Obedientísima estamos a día 5 y si es por ella, no nos enteramos de nada. Bueno, sí, cuando llegó nos mandó una foto de su cuarto, nos dijo que la casa es muy grande y muy chula,  los padres muy majos.

Acabo de recibir un whatsapp de V. Le llamo a Fernando para saber si está al corriente. Que no. Vale. O sea que me toca a mí decírselo. Por dónde empiezo. Qué le digo primero, que se ha teñido el pelo de rosa, o que el hermano de su sueca tiene 17 años y es muy simpático.

Le digo que de vuelta a casa se pase por la farmacia, que tienen una raqueta nuestra.

 

pink hair

Anuncios

11 comentarios en “Viaje a Suecia: sin noticias de V.

  1. qué estréeeeeeeeees m’a entraóoooooo… menos mal que mi hija es de todo menos zen y si se va a Suecia tendrá la maleta preparada dos semanas antes, que la niña ha salido al abuelo materno en estas cosas…

    1. Yo no cantaría victoria tan rápido! Esto ha sido cumplir los quince y largarse a vivir a otro planeta… Antes no era así… ni yo tampoco , quién me ha visto a mí desafiar a la ley y el orden, si parecía una loca por la autopista! :DD

  2. jajajajajajaja mancantao!!!!!!! jajajajaja buenísimo y terribilísima la adolescencia, pánico me acaba de entrar O_o
    Lo mío me ha costado dar con tu blog, al final he tenido que tirar de contactos y suplicarle a Madresfera que me diera alguna pista jeje
    Ayer me llegó el regalo y me encantó de verdad de la buena. Porque yo he hecho uno del estilo, y estaba aterrorizada al ver los regalazos handmade que se está enviando la peña y yo con las manos pocas decentes sé hacer, doblar calcetines y poco más.
    Además, que sepa usted que soy una puta friki de moleskine ^^, así que feliz.
    Muchas gracias guapa. Encantada de conocerte, tienes una nueva “fans” 🙂
    Un saludo y felices fiestas!!!!

    pd. enviaste el regaluqui a casa de mis padres, di esa dirección porque mañana emigro para allá a pasar las fiesta y pensaba que me pillaría allí, pero vivo en Barcelona así que encantada de conocer una catalana molona, mamá y bloggera 🙂

    1. Lo primero es lo primero, mis disculpas a tu madre que se hecho el paseo a correos, con la rasca y la lluvia y todo! perdón :S
      Encantada de conocerte,rubísima, mira, ahora porque estoy sentada que si no.. igual me desmayaba.Ay! ¡lo que me he reído con tus historias! (y un poco de miedo también das, ya lo sabes.)
      Ah! y la adolescencia llega sin darte cuenta y de repente, lo notas en mi caso el día que el rimmel no estaba donde lo había dejado, cosas así…
      Que ¡Un beso enorme! y mil gracias a tu mami…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s