Algún día nos encontraremos

Cuando nació V, con toda la revolución hormonal y todo eso, en vez de sentirme feliz-y-punto, sentía que era trementamente injusto y loco en plan mal que una niña venía al mundo en una cuna de oro, mucha metáfora, ya me entendéis, y tantas miles de niñas que no habían tenido la suerte de nacer aquí ( la crisis no la presentíamos ni con mi ultramegaintuición).

Ya sé que cuando uno se plantea colaborar en una ONG le entran todas las dudas del mundo,total para qué, yo no voy a arreglar el mundo , bla, bla, sí, sí, me suena. Y ahora viene Teresa de Calcuta con que si no puedes ayudar a cien personas, ayuda a una. A mí la Fundación Vicente Ferrer me gustaba, y me gusta mucho, y fue muy fácil lo de apadrinar un niño. Fue una niña, claro, y me parecía muy emocionante tener un tipo de conexión con una niña apenas unos meses mayor que la mía. Y me da absolutamente igual que la aportación no sea exactamente para ella, que sea para fotocopias o el web designer. Me siento feliz con este hilo invisible con Triveni. Recibimos un par de cartas al año, apenas un par de fotos en todo este tiempo, el sueño incierto de ir alguna vez a India a conocerla… y justo hoy recibo la última carta. Dice que va a empezar primero de Bachillerato, y va a escoger la rama de sociales.

Llega V del cole supercontenta , hoy han empezado Humanística, el grupo que se prepara para primero de Bachillerato,  rama de sociales.

ferris wheel

Algún día nos encontraremos…

Anuncios

2 comentarios en “Algún día nos encontraremos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s