Vivir al límite

Cuando más cerca he estado de eso de vive intensamente, como si fuera el último día de tu vida ha sido cuando he visto, y eso ha sido apenas hace un par de horas, en la pantalla del cajero , que todo mi capital asciende a 18 euros. Nunca había sido tan pobre, ni siquiera tengo deudas. Nada en plan, estoy pasando una mala racha, un revés en el juego, yo que sé. Nada. Simplemente 18 euros. Un poco sensación de alivio.Y si fuera el último día. Pero a lo mejor no. A lo mejor las maniáticas de mis hijas pretenden seguir comiendo todos los días, varias veces además. Con la extravagancia añadida de la merienda. ja!

                                          Los juegos del hambre en versión de ir por casa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s