Modern Family

Nos costó menos de 30 segundos colocarnos espontáneamente para el retrato familiar, con habitual alboroto y jolgorio que montamos en este tipo de movidas.¿Y qué tenemos aquí? El rey de la casa, está claro, la delfina; feliz y confiada, siempre por delante. La Realidad centrando la historia y poniéndose a mi altura, qué digo,¡ superándome de largo! y yo…que estoy equilibrando y repartiendo juego como puedo… Hmmm, interesante…

Nadaaaa, haciendo garabatos….

Estudiando Music for the Funeral of Queen Mary,de Purcell. Qué formal,y en viernes Santo qué apropiado, un funeral. Voy a llamar a mi madre para contárselo, que se alegrará. No, espera, pensará que le tomo el pelo. 
Ya sé, le llamo- contenta que le llamo de uvas a peras-y le pregunto que qué va primero, el huevo o la harina, para rebozar la merluza.


El abismo abisal

aquí mismo, amigas. Una semana sin niñas y me entraron unos vértigos que ya estoy preparada para tirarme de puenting por el acueducto de Segovia. No se crean que hemos partido peras y nos peloteamos las niñas una semana tú, otra yo, no. Las niñas se han ido de colonias. Una semana sin niñas. Llevaba un año repitiéndolo como un mantra. Justo desde marzo del año pasado, vamos, cuando bajaban del bus de las colonias.
Una semana de lunes a viernes, toda una eternidad,¡para mí! (Y la casa, el curro, el hombre tranquilo, que mira que viaja todo el año, esta semana ha tenido que quedarse y venir a casa a comer ca-da-dí-a con moi que le hacía ilusión, la perra, y las cuatro chorradas de siempre, pero vamos, que yo me las prometía de lo más felices.)
Pues sí, tenía yo una lista más larga que la del mercadona a primeros de mes. Spring cleaning, ja!, re-ordenar toooda la casa, salir a correr cada día, ir a la pelu, cocinar comida ‘de adultos’ ya me entendéis, básicamente salir de los macarrones con tomate y el pollo rebozao, ir al cine, escribir el primer capítulo de mi primera obra maestra, hacerme la manicura francesa, tomar café con una amiga detrás de otra, ir de escaparates cada tarde.
¿Qué ha pasao? pues no lo sé. La realidad real es que la casa sigue hecha una mierda  medio limpia, mis uñas asilvestradas y el pelo, bah!, paso de refilón delante el espejo. No soy una mujer frívola, tengo cosas más importantes que hacer.  ¿Me depilo con cera o con crema?
Grandes hechos excepcionales, he ido al cine y no una, señores, dos veces en la misma semana. Argo, Ay!¡ que me parece que me he enamorao sin querer de Ben Affleck! Y al Verdi, no un cine de centro comercial, no. Una peli en versión original;  Amour. Creo que el hombre tranquilo con ese título y en francés esperaba otra cosa. Menos mal que se durmió en el minuto dos. Lástima que en el minuto doce tuve que despertarlo, estaba tan mal sentado hundido en el asiento que no se le veía, solo se oían sus ronquidos, que la peli es intensa pero bastante silenciosa y no había manera de disimularlo.
Y brujulear. Entrar y salir de blogs, webs, Facebook,perderme en el laberinto Pinterest, que uno sabe cuando entra, no cuándo ni por donde saldrá.
Ya han vuelto , quienesquiera que sean, yo no reconozco esa voz cazallera y esas greñas que para mí hay un señor dentro. Como no hay otra familia que las haya reclamado serán las nuestras.

Aún no he cerrado la puerta de casa ya estoy poniendo la lavadora.

Vivir al límite

Cuando más cerca he estado de eso de vive intensamente, como si fuera el último día de tu vida ha sido cuando he visto, y eso ha sido apenas hace un par de horas, en la pantalla del cajero , que todo mi capital asciende a 18 euros. Nunca había sido tan pobre, ni siquiera tengo deudas. Nada en plan, estoy pasando una mala racha, un revés en el juego, yo que sé. Nada. Simplemente 18 euros. Un poco sensación de alivio.Y si fuera el último día. Pero a lo mejor no. A lo mejor las maniáticas de mis hijas pretenden seguir comiendo todos los días, varias veces además. Con la extravagancia añadida de la merienda. ja!

                                          Los juegos del hambre en versión de ir por casa

Ya no será…

Ya no será…

Ya no será,ya no viviremos juntos, no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa, no te tendré de noche
no te besaré al irme, nunca sabrás quien fui
por qué me amaron otros.

No llegaré a saber por qué ni cómo, nunca
ni si era de verdad lo que dijiste que era,
ni quién fuiste, ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido vivir juntos,
querernos, esperarnos, estar.

Ya no soy más que yo para siempre y tú
Ya no serás para mí más que tú.
Ya no estás en un día futuro
no sabré dónde vives, con quién
ni si te acuerdas.

No me abrazarás nunca como esa noche, nunca.
No volveré a tocarte. No te veré morir.