Fuegos artificiales

Día 13?


Voy a una cafetería con Camila para tener una conversación ‘madre-hija’. Está llorando, ¡con todo lo fuerte que es! porque unas niñas se ríen de ella, y Camila estaría mejor en el Sáhara con sus amigas, dice. La charla le calma, yo parece que voy aprendiendo en mi cursillo acelerado ‘la adolescencia, llega y a veces hasta sin avisar’.
De la conversación saco varias conclusiones, una de ellas es que es más madura que yo de lo que parece. Me llega al alma cuando me dice que nunca ha tenido padre, y que a Fer lo ve como un padre, ‘porque me mira igual que a Violeta y a Sabina’ (Ay, es verdad) y porque ‘me aprende muchas cosas’- ‘ te enseña’ -le corrijo.


A la salida, las camareras, que me conocen de vista, me preguntan
-¿no es tu hija, verdad? y yo, sin pensar contesto – Si, bueno, solo está durante el verano…
– Ah, claro, dice una.
– Qué guapa! dice la otra.
Y cuando salgo me doy cuenta de que cuando la presento como una niña de los campo de refugiados la gente pone una cara, y cuando piensan que es mi hija, otra muy diferente. No digo más.



Son las fiestas del mar, y uno de los platos fuertes son los fuegos artificiales en la playa. Apenas los disfruté porque estaba pendiente de Gajmula, y su cara de asombro. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s